Los hombres también somos perros

Mal que nos pese, casi todas nuestras decisiones son tomadas por el inconsciente, o el hemisferio derecho; dos campos dónde poco tiene que ver la razón, es decir, nosotros mismos.
Popular por ser la usina creativa, el derecho es también el hemisferio del instinto. El que no evolucionó NADA desde el australopitecus, por lo que seguimos siendo ampliamente animales. Lo podemos chequear diariamente, en esas rutinas incontrolables que podemos llamar reflejos condicionados.
Por eso cada vez que entro al Cerutti tengo la imperiosa necesidad de tomar Pritty Limón; o sólo puedo pensar en mascar unos Sugus Confitados si estoy haciendo la cola para el Teatro Real. O tomar agua apenas me lavé los dientes.

No hay comentarios: